jueves, 2 de junio de 2016

El éxito de un "fracaso":

Armando Galarraga





La portada de Últimas Noticias del 3 de junio de 2010, tuvo como protagonista al lanzador venezolano Armando Galarraga. El derecho pasó a la historia porque ese día fue víctima de una sentencia equivocada del árbitro de primera base.

En efecto, cuando le faltaba un out para obtener un juego perfecto (aquel donde retira a 27 bateadores de manera consecutiva) vino la jugada con la que se hizo "viral", una vez establecidas las redes sociales.

Un roletazo algo incómodo por primera base obligó a Miguel Cabrera, quien ocupaba esa posición a ir tras la pelota y la consiguió. Como estaba lejos para devolverse entonces Galarraga fue a la inicial para esperar el tiro de Cabrera. Así fue y claramente el bateador fue retirado.

¿Y para qué sigo echando el cuento? Youtube me resuelve el problema:



La indignación fue general. Rápidamente el portal se llenó de aficionados subiendo la escena, tanto desde el estadio como de la transmisión televisiva, y las distintas redes sociales dejaron ver a sus usuarios su molestia ante la equivocación de Jim Joyce, un árbitro de gran reputación por su calidad y justicia a la hora de sentenciar.

Pero se equivocó esa vez, y justo cuando iba a ser la guinda del pastel de un juego perfecto.

Recuerdo que por ser un duelo relativamente temprano, varios compañeros de la redacción decidieron quedarse hasta el final del juego, y ser testigos a través de la pantalla de ese acontecimiento. Eso es tradición porque a veces duele en el periodismo deportivo (y de otras especialidades) irse a casa para llegar cuando todo está terminado.

Así que después que Joyce los hizo perder tiempo, y después de analizar un rato, el jefe Hugo René Chávez me dijo con toda seriedad:

- Leo, La noticia es que a Galarraga LO ROBARON. 

Y me lo dijo como si el mismo hubiera sido víctima de un acto delincuencial. Así se sentía. O más bien él fue empático con el público. Así se decidió entonces y salió en el diario como lo pueden ver en la foto que abre esta entrada.

Consecuencias


Con toda la tristeza del hecho, a la larga lo ocurrido fue más trascendente que si hubiera logrado un juego perfecto. 
En primer lugar en la historia de las Grandes Ligas hay 23 JUEGOS PERFECTOS.
¿Cuántos juegos a punto de ser perfectos se arruinaron con dos outs y por causa de una sentencia a todas luces injustas? UNO. Ese mismo.

Y también el propietario de Tigres de Detroit, el equipo donde jugaba el lanzador, le obsequió un carro lujoso, como si lo hubiera conseguido.


También el hecho contribuyó (dato aportado por el compañero Alexánder Durán) a que con el tiempo se pudiera hacer una revisión del video de la jugada. Un cambio de reglas. Así que si hubiera ocurrido esto hoy, el mánager pide una posible rectificación, los árbitros se retiran a un cuarto para tal fin y deciden si se ratifica la sentencia o se cambia.

        Por eso y aunque a veces no nos guste en la vida, lo mejor es lo que sucede.